Me cuesta separar mi personalidad de mi propuesta, tengo tantos altibajos como horas tiene el día, y me cuesta contener a mis clientes.